domingo, 9 de septiembre de 2007

DE LAS MAÑAS Y TRAMPAS DE ALGUNOS POLÍTICOS

por: MARCO ANTONIO VALENCIA

Estamos en época de campañas electorales, y más de un candidato esta desesperado ante el gran compromiso y la apatía de los electores. Por eso no sería raro que más de uno estuviera tramando artimañas para ganar las elecciones como sea. Y como sabemos, “de políticos” como en botica hay de todo: gente muy sincera y legal que hace las cosas de manera correcta y trabajan por una democracia sana, y mañosos que ya andan pensando en venderle el alma al diablo o dejarse patrocinar por personajes con “alias” y con dineros de dudosa procedencia con tal de ganar.

Por ejemplo, es lamentable que se ande diciendo por las calles que hay candidatos títeres o figurines que son patrocinados por dineros de políticos pesados o desde las alcaldías con dineros robados y malversados del Estado.

Las mañas siguen con la compra de pequeños líderes de veredas y barrios para que se volteen de bando (con dos tamales y veinte mil pesos), hasta enlodar el nombre de los rivales con calumnias y confusiones. Hay incluso, quienes anuncian ridículamente “excomunión política” para los que, siendo de un partido, voten por un candidato de otro partido, desacreditando el voto de opinión y libre conciencia ciudadana.

Incluso, hay políticos que piensan que la gente debe ser “ciega y boba” y votar por el candidato que el partido, desde Bogotá, diga desconociendo la realidad regional y local. Y eso señores, son delitos morales más graves: extorsión, coacción y chantaje.

Por otro lado, en más de un local, de esos que se alquilan por la temporada de campañas, de lo perdidos que se sienten, no están mirando como captar votos, sino como engañar a la democracia. El vocabulario de los tramposos, va desde:

Sustitución de urnas, urnas embarazadas, retraso de de apertura de urnas, carrusel, ratón loco, operación tamal, palomeo de listados, suplantación electoral, instalación de urnas especiales, no acreditación de representantes de partidos, desacreditación del registrador, tortugismo electoral, terrorismo electoral, falsificación de actas, laboratorio de alquimistas, anulación de votos, votos relámpagos, los hornos crematorios para urnas y votos, las imprentas clandestinas, fraudes cibernéticos, cierre temprano de urnas, actas ilegibles y, hasta robo de urnas.

En fin, para mí los chantajes y las ridículas “excomuniones” que se anuncian por parte de partidos tradiciones, son actos tan groseros, tramposos y delicados, como los que ya andan pensando en como robarse las elecciones. (valenciacalle@yahoo.com)

Nota: visita el blog: www.marcoantoniovaleancia.blogspot.com, y lee la novela virtual y por entregas “Mi gente”

1 comentario:

pedro pablo pueblo dijo...

Exrañome que Juan Pueblo, primo mio ande en tan malas compañías, uno tiene derecho, eso es claro, pero andar con el candidato impuesto por la aplanadora uribista que vende empresas, recursos y defiende paras es complejo.

cordialmente tu primo
pedro pablo pueblo