lunes, 5 de noviembre de 2007

ECOS DE LAS ELECCIONES

eDITORIAL EL LIBERAL
Ecos de las elecciones (II)
noviembre 4
A criterio de los politólogos, el Cauca sostiene un esquema bipartidista y sigue siendo tradicional a la hora de las votaciones, hecho que se refleja en los resultados obtenidos para Gobernación y Alcaldía de Popayán, donde la convergencia de los partidos tradicionales, la corriente Uribista y otros movimientos, llevó a estas posiciones a Guillermo Alberto González –liberal con aval del Movimiento Afrocolombiano- y Ramiro Antonio Navia-conservador- .
Evidente también, en el alto número de tarjetas no marcadas y votos en blanco, sinónimo de desinterés, rechazo o desconfianza por las propuestas de los candidatos.
Mientras la dirigencia del Partido Liberal hace su propio balance en el marco del Congreso Extraordinario que se viene promoviendo y anuncia que ejercerá la oposición y el control político en el Cauca, sin duda hay que decir que aún siendo la fuerza históricamente mayoritaria en el departamento, como lo confirman los resultados de los municipios, por el número de alcaldías, concejales y diputados elegidos de esa colectividad, resultó siendo el gran derrotado. Derrotado, no sólo al perder la Alcaldía de Popayán y la Gobernación del Cauca, sino también, porque un buen número de los ganadores acompañaron las propuestas de candidatos diferentes a los avalados por la colectividad.
Es de destacar que dado el manejo que se le dio en todo el país al tema de los avales, la campaña en éste departamento como en otros, estuvo marcada por las confrontaciones en torno al tema y no sobre las mismas propuestas, impidiendo un debate programático .
La disciplina de los partidos ya es cosa del pasado, el que a una u otra colectividad le vaya bien no significa esto. Está demostrado que en nuestro país se ha personalizado la política, se vota por afectos o en contra de, y se llega al poder con coaliciones y convergencias no necesariamente por coincidencias ideológicas, sin que eso lleve obligatoriamente a equivocaciones.
Mientras el partido conservador observa una franca mejoría en sus guarismos electorales, la Carta Ciudadana del alcalde Víctor Libardo Ramírez, sufrió un duro revés, el llamado ‘voto castigo’; la campaña estuvo llena de quejas y denuncias sobre presunta participación en política y utilización de los recursos públicos en favor de la candidatura de Juan Carlos Bolaños Daza, sobre las cuales se esperan resultados concretos y oportunos de la Procuraduría.
El Uribismo gana en el Cauca no tanto por los datos puntuales de la votación de sus listas, sino por los dos interlocutores que tendrá en el próximo cuatrenio: un Gobernador y Alcalde de Popayán cercanos, lo cual facilitará la articulación de iniciativas a favor de la región. La agenda está clara, se discutió en la última visita del Primer Mandatario a Popayán y que desde la próxima semana será tema conjunto de los dignatarios en Bogotá para trabajar temas como el gas domiciliario, movilidad urbana, conectividad vial, minería, fomento agropecuario, salud, turismo y educación, principalmente.
Esta Casa Editorial estará atenta de todos éstos temas, en actitud crítica y constructiva, consciente de que desde los medios también se validan o no las agendas públicas.